07 noviembre, 2009

Conoce a Joni Eareckson Tada



Hace poco (más bien con más retraso del esperado, incluso hoy se fue la luz antes de poder publicar el post en la tarde) comenté acerca del impacto que produjo en mí el ver la imagen de dos mujeres quemadas producto de la explosión de un helicóptero.

Creer en Dios no exime del sufrimiento. Joni Eareckson Tada es cuadrapléjica. Su recuperación fue lenta y nada fácil, he aquí como ella narra uno de esos días de tratamiento:

Pero la esperanza no es fácil de conseguir. Yo sé de eso. Recuerdo cuando una vez estuve ocupada en morirme. No fue mucho tiempo después de haberme partido el cuello en un accidente de buceo que pasé una semana particularmente desesperanzadora en el hospital. Había soportado largas cirugías para rebajar las prominencias óseas en mi espalda y fue una larga recuperación. Había bajado mucho de peso, y durante casi tres semanas tuve que permanecer acostada boca abajo en lo que llaman un bastidor Stryker: un emparedado de lona largo y plano donde te ponen boca arriba durante tres horas y luego atan con una faja otra pieza de lona encima de ti y te voltean boca abajo para dejarte así otras tres horas.

Atrapada boca abajo, mirando al piso hora tras hora, mis pensamientos se hacían cada vez más sombríos y desesperados. Lo único en que podía pensar era: Qué bien, Señor. ¡Así se hace! Soy una cristiana recién convertida. ¿Así es como tratas a los cristianos nuevos? Soy nueva en la fe. He orado por una relación más estrecha contigo. Si esta es tu idea de una respuesta a la oración, nunca más voy a confiar en ti con otra oración. No puedo creer que tenga que yacer boca abajo sin hacer otra cosa que contar las baldosas del piso en este estúpido potro de tormento. Odio mi existencia.
(Énfasis añadido)

No es fácil. Yo no me imagino tener que pasar por algo así, pero no puedo engañarme pensando que no pasará, y entonces... ¿dónde estará mi fe?

Joni no se la pasó contando baldosas. Es más ha hecho más que muchos cristianos de nombre y mucho más de lo que yo mismo he hecho. Ha escrito varios libros, pinta y tiene un ministerio llamado Joni y amigos (JAF por sus siglás en inglés), realiza campamentos y busca donar sillas de ruedas y suplir por las necesidades y capacitación para las familias que tienen personas con algún tipo de discapacidad. Es el Evangelio consecuentemente acompañado con acciones.

Les dejo unos enlaces de interés, (he leído personalmente los libros):

Ministerio Joni y amigos

Libro: Cuando Dios llora



Libro: La soberanía de Dios en el sufrimiento (participa en uno de los capítulos)



Finalmente, unas pinturas:



Fuente: vcstar



Fuente: More than coping

Más cuadros para la venta acá

0 comentarios:

Publicar un comentario